La persecución a la prensa es propia de una “dictadura”

#Señal3LaVictoria

Llegamos minutos antes de las 10:30 de la mañana, un 1 de mayo distinto, el escenario de la pandemia nos llevó a encontrar sin duda mucha menos gente que los años anteriores, a nuestra izquierda veíamos algunos manifestantes con sus mascarillas que se acercaban caminando desde Providencia, zona SIN CUARENTENA.

A man is detained by riot policemen during a protest against Chile’s government despite social distancing recommended after coronavirus (COVID-19) outbreak at Plaza Italia, now known as Plaza de la Dignidad (Dignity square), the main place of rallies since protests broke out in Chile over social injustices and entrenched inequality, in Santiago, Chile April 27, 2020. REUTERS/Ivan Alvarado

Un lienzo de la Central Clasista se abrió a escasos metros de donde nos habíamos sentado luego de que nos hicieran nuestro tercer control de identidad en no más de 10 minutos, el Sub-teniente del último control, nos aseguró que nos dejarían hacer nuestro trabajo y que si nos “veían haciendo desordenes” nos llevarían detenidos, pronto descubrimos que fueron solo falacias.

Anónima

No mucho tiempo después empezaron a exigirnos retirarnos, “el argumento era que no podíamos sentarnos en ese lugar”, frente al Teatro de la Universidad de Chile, cruzamos palabras y también exigimos nuestro derecho a permanecer ahí dado que no había nada que legalmente lo impidiera. Nos corretearon a todos y todas, casi persiguiéndonos nos llevaban hacía Vicuña Mackenna, la estrategia parecía indicar que, al llevarnos hasta Santiago, podrían detenernos por ser zona en Cuarentena. Empezamos a movernos y en ese momento comienzan a lanzar agua los “guanacos nuevos”, los blancos, los mismos en que el Estado chileno gastó millones durante la primera parte del “estallido social”.

El desperdicio de dinero invertido en material represivo empezó a abundar por todas las calles aledañas, zorrillos con pinta de tanquetas, los furgones blancos y de uno en particular, emanaba una grabación con voz femenina que dictaba órdenes de retirarnos del lugar. Curiosamente se nos acusaba de reunirnos en masas y que había restricción, imputándonos abiertamente que andábamos con las demás personas y lo cierto era que Carabineros nos superaba ampliamente en número y estaban pegados unos al lado de otro.

Nunca hubo una provocación de los manifestantes más que conmemorar una fecha icono para la clase trabajadora, que, por lo demás, este 1 de mayo se vivió con un alto aumento en la cesantía, la cual venía aumentando con las quiebras de empresas nacionales, que a diciembre de 2019 sumaban 1,588 las que contaban con procedimientos de liquidación de activos.

El Gobierno y los sectores políticos afines al modelo neoliberal, buscaron y aprobaron una “ley de protección al empleo” que resulta ser “protección a las empresas”, echando mano a un seguro que NO está destinado a cubrir este tipo de eventos, obligando al trabajador a retirar sus fondos para mantener su “estabilidad financiera” y con esto se mantiene el vínculo del contrato vigente. Técnicamente legalizaron un “des -empleo” normado y sin ingresos, sólo garantizando las cotizaciones de parte del empleador.

Como en política nada es porqué si… La derecha con esto impide que en los registros oficiales figuren como cesantes los 517.000 trabajadores que dependen de las empresas que se acogieron a la “trucha ley”, manteniendo una extrema asimetría de beneficios entre empresas y trabajadores. El progresismo barato del Congreso Nacional (a renovar completo de ser necesario) apoyó desde todos los sectores hasta convertir el máximo abuso en ley. Una vergüenza.

Giré y caminé en dirección a calle Vicuña, hacia donde estaba la Farmacia, ahí se estaban produciendo varias detenciones, por lo que busqué mostrarlo en directo desde nuestro Instagram, alcancé a transmitir un par de detenciones cuando choco con ellos que están en frente, de repente me tiran la mochila desde atrás, haciéndome girar y resistiéndo me cayeron varios más golpeándome en medio de la detención. Cuando lograron subirme, guardé el celular en el bolsillo para que no me lo quitaran, detrás de mi subieron arrastrando una chica, discutimos con ellos a manotazos mientras la chica gritaba, todo esto durante el celular seguía emitiendo gritos y llanto desde el bolsillo. Aclaramos que no soy yo quién grita y los gritos provenían de la mujer que intentábamos impedir que siguieran tirándola. Prontamente tuve que terminar la transmisión, me llevaron detenido.

El trayecto fue un constante cruce de palabras, imputaciones falsas, inexactos argumentos de la aplicación de la ley mientras nos hacían callar a gritos. Bajamos casi frente a su Iglesia que poco tiempo atrás se quemó en dudosas circunstancias y con bastante cara de montaje, nos arrinconaron a la pared y se nos obligó a callar, mientras por cuarta vez nos pidieron los carnets, llegaban más carros policiales y el sector estaba colmado de Zorrillos y guanacos, antiguos y nuevos. Bajaron al menos 20 más de otros vehículos, le fotografiaron la cara a toda previa revisión, nuevamente les dije que mi detención era ilegal, que me imputaban hechos no verídicos. Finalmente, un Carabinero de grado mayor nos apartó con dos colegas, uno de RT y una compañera de Radio Villa Francia, al cabo del debido registro, me soltaron y escoltaron hasta Ramón Corbalán.

El lunes pasado otro señalista había sido detenido en las manifestaciones del inicio de semana, en Valparaíso cayeron varios fotógrafos y parecía evidente que lo selectivo, a nuestro camarógrafo lo soltaron a las 3:00 am del martes en pleno toque de queda luego de permanecer varias horas en la Tercera comisaría de Santiago. A los pocos minutos de haberme encontrado con mi compañera, quién grabó mi detención mientras tiraba en VIVO la señal, los pacos volvieron a la carga y nuevamente nos separamos, el camarógrafo detenido el lunes fue interceptado por Carabineros y lo volvieron a detener sin ningún motivo junto a otro de nuestros compañeros, todo esto en las imágenes de mi compañera que prontamente también fue detenida imputándole que estaba haciendo desorden público como argumento para su detención, siendo un argumento totalmente falso.

No fuimos los únicos, ese día todo pareció coincidir con lo que planteaban las detenciones del lunes, fue selectivo contra la prensa, tanto en Santiago como en Valparaíso, las agresiones y detenciones contra reporteros gráficos fue una realidad, hasta TVN cayó durante un despacho en VIVO desde #PlazaDignidad, los detuvieron sin saber que pertenecían a la televisión burguesa, quedó en evidencia durante el mismo despacho en vivo la represión contra quienes estaban reunidos sin realizar ninguna agresión y o provocación a Carabineros. En Valparaíso y San Antonio se volvió a repetir la persecución a reporteros gráficos y pudimos constatar luego con las personas es que ambos lugares las radios de Carabineros dictaban ordenes de detener a la Prensa, NO QUIEREN QUE SEPAN LA VERDAD. Varios dirigentes sindicales y otros tantos más terminaron en las Comisarías, en particular llegamos hasta la 19 Comisaría de Providencia.

Los reporteros de TVN venían junto a mis compañeros en un furgón que los paseo una media hora antes de llegar a la comisaría que se encuentra en Miguel Claro, por alguna razón que desconocemos, es primera vez que nos trataron bien, incluso asumieron un error en la detención (¿habrá sido porque quedaron en evidencia tras las imágenes del matinal, o para fichas antecedentes de la prensa?). Cabe destacar, que nuestros (as) corresponsales tenían toda la documentación al día, incluyendo un salvoconducto colectivo por si nos movíamos hacia otra comuna en cuarentena. La gente de TVN se quedó adentro, entre tanta gente, gritos y ánimos desde la reja de afuera, surgió un rumor que había un positivo de COVID, nunca lo vimos y jamás se expresó quién era, simplemente corrió un rumor, después, curiosamente el canal desde emanó la noticia con especial énfasis fue TVN, y del matinal no se habló más.

El tiempo y la experiencia nos ha enseñado que toda vez uno debe preguntarse y plantearse preguntas, nunca creer fielmente en lo que te dictan. Siempre será bueno buscar la verdad, más aún cuando quién te la dice, es una Institución que ha defraudado al mismo Estado que los protege, que ha mutilado a cientos de personas, golpeado y encarcelado a otros miles y que sigue en total impunidad operando desde un Estado protector del asesino e inquisidor del abusado.

Datos empresas y estadísticas de procedimientos de quiebra.

https://www.superir.gob.cl/wp-content/uploads/2020/03/Bolet%C3%ADn-Estad%C3%ADstico-Mensual-Marzo-2020.pdf

(Visited 1.720 times, 1 visits today)

Te podría interesar:

Post A Comment For The Creator: impulsoweb

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *