El coraje de estar solos y la valentía de estar juntos

¿Qué se juega con esta crisis? quizá la libertad. Después del encierro vendrá la verborrea, la piel, la catarsis, y con ellas, la oportunidad de forjar un camino distinto de vida.

María José Díaz

No parece lejana la utopía de volver a encontrarnos. Encontrarnos a nosotros mismos/as después de haber evadido hasta el cansancio nuestras propias emociones y contradicciones. Encontrarnos entre nosotros mirando a través de los balcones las siluetas proyectadas en las cortinas, o escuchando colectivamente una canción que alguien casualmente (o no) dejó con el volumen a todo lo que da.

No. No son los pobres quienes esta vez quienes han desacatado las normas que tanto les gusta imponer a los neoliberales y conservadores. No son los rotos rebeldes los que no se quedaron en casa ni tampoco los que trajeron la peste, más sí son los organizados. Los solidarios sin Teletón. Los reprimidos sin razón. Los que se las rebuscan para parar la olla en medio de la precarización del trabajo que se profundiza aún más con este ataque sorpresivo, de un virus que muta para sobrevivir a las debacles de una producción mundial devastadora.

Yo me pregunto ¿Dónde está USA en medio de todo esto? Escondida. ¿Y dónde está Cuba? Dando cara.

Cuantas y cuantos replicaron como de memoria que la patria de Fidel sólo sentía dolor de no tener un mercado libre. Ahora sería bueno analizar si eso es lo que necesita un pueblo, o si requiere la fuerza de un huracán llamado convicción o de un vendaval colmado de solidaridad dando aguante al constante asedio de los mal llamados dueños del mundo. Y es que hay que sacar en limpio que el internacionalismo da cuenta de una fraternidad que no deja de ser admirable con los años. Que no sólo es una herramienta para establecer alianzas en pos de derrocar sino de construir.

El Che, que es muchísimo más que una polera estampada, lo creía sin espacio a dudas.

¿Y es que quién no se emociona al ver a profesionales de la salud que traspasan fronteras con su fortaleza a cuestas? Lejos de ser una estrategia, es la señal de que no se deja solo a quien lo pasa mal. Es la certeza de que el dinero y la sofisticación de las tecnologías sanitarias no lo son todo sin una vocación firme y un poder de organización social incólume.

Tanto nos hace falta. Como decía Galeano:

“Ojalá podamos tener el coraje de estar solos y la valentía de arriesgarnos a estar juntos”…

En medio de esta coyuntura sólo se puede pensar en quienes se ama, en el bienestar de cada uno de ellos y ellas. Ojalá esa “saudade” logre traspasar a nuestra pachamama, a todas las especies que la habitan. Que nos unamos en pos de un territorio con menos fronteras y más abrazos…sí, esos que extrañamos tanto.

Que esta situación de infodemia no nos paralice y que de alma logremos ver la necesidad de una red de salud tejida por todos y todas y para todas y todos. Sin discriminaciones. Que dejemos el protagonismo del lucro de lado y luchemos mirando a las mujeres cuidadoras, a los migrantes en su situación difícil. A las personas mayores, a los niños y a quienes están realmente privados de libertad. Porque son ellas quienes siguen en el cuidado conectado con las emociones, son ellos los que se están arriesgando para llevar comidas a nuestras casas en sus bicicletas y sobrevivir. Son, quienes en su ciclo vital nos entregan la experiencia y la inocencia. Porque son quienes detrás de unos barrotes nos muestran la crueldad de una sociedad indolente.

Este momento es único. El individualismo no ha vencido. Aún en los escasos metros cuadrados de nuestra ideología y cuarentena, existe la esperanza de seguir con más fuerza que nunca el ejercicio inagotable de despertar. Tomadas y tomados de las manos sin miedo, como una gran manta con los colores de la whipala. Levantando distintas maneras de volver a saborear una humanidad que nos ha sido arrebatada, pero que como el Ave Fénix de los espíritus de nuestras ancestras vuelve a nacer y se vuelve a levantar una y otra vez luego de ser destruida. Desde las cenizas.

El presente texto corresponde a la opinión expresada a titulo personal por su autora.

(Visited 351 times, 1 visits today)

Te podría interesar:

Comment (1)

  1. He leído con gran interés su artículo sobre El coraje de estar solos y la valentía de estar juntos – Canal 3 La Victoria y puedo decir que es uno de los
    mejores artículos que he leído. Es por eso que quiero compartir un sitio web
    que me ha ayudado mucho a perder peso, y ahora estoy feliz de
    nuevo: https://bit.ly/3bWh8jG

Post A Comment For The Creator: impulsoweb

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *